Post from octubre, 2010

El látigo del desprecio (fumemos un cigarro)

miércoles, 20. octubre 2010 7:16

Pienso en la posibilidad de poder amanecer mañana con una sonrisa.

Te ha pasado alguna vez que trates de dormir justo cuandola persona que quieres esta disgustada por algo que hiciste de forma inconsciente y de la forma que las rocas piensan?

Try sleeping with a broken heart (Alicia Keys)…
A veces uno piensa que todo está perfecto cuando hay cosas que hiciste sin razón (no hablo de engaños ni infidelidades). Momentos de tagos amargos cuando pides saber que hiciste mal y sólo recibes un «despues hablamos» como respuesta.
Es complicado estar en la playa y ver muchas parejas felices mientras la compañía tuya era únicamente el calor de la brisa del mar.

Primer cigarro.

Me congelo, sí, al balcón de mi apartamento veo como tanta gente se dirige a sus trabajos, con un frío de la gran puta que solo sirve para recordar que es un día nuevo, pero sentirme como ayer solo me recuerda lo mismo: «qué hice».
Escucho la voz de mi roomate que dice «tranquilo mae, ve las cosas buenas que has hecho», aunque me es difícil comprender su ausencia afectiva, mientras él dormia, yo pasé en vela.
Veo los niños correr a comprar pan, típico desayuno.
¿Cuesta ser eficiente en el amor? Gracias a Dios que me dio todas las partes de mi cuerpo, pero a veces desearía no haber hablado tanto o tener menos corazón para no sufrir tanto, o menos mente para darle menos pensamiento al asunto.
Escorpio: signo de las personas que se entregan más de lo que deben.

Segundo cigarro.

Tratas de dormir, tratas de reunir las fuerzas sobrehumanas.
Dios da pruebas para madurar y crecer, pero nunca vi un momento así del lado de una persona que ha pintado mi vida de más alegrias.
¡Jueputa me quemé!
Aún no me siento preparado, pero me preparo.
¿De qué me sirven los libros de autoayuda cuando el corazón es necio y solo sabe entregarse a otra persona y no hace caso a un dueño a un dueño que pide ser feliz y tener paz?

Ama más, entregate más, pero si no tienes cuidado, sufre más.
Comerse al mundo con el corazón es lo más erróneo (o de las más) que uno puede hacer.

Tercer cigarro.

Y caliento mis dedos con la flama del encendedor.
¿Por qué putas sucede que uno se entregue tanto? Al menos la satisfacción de hacer las cosas bien, está.
Sonrío de ver que el hecho de haber convivido con mi ex no fue suficiente para madurar y entender lo que se debe de hacer y no lo que no.
Sólo me rasco la cabeza y me limpio las lágrimas con mi abrigo blanco que me cobija.
Pasa por mi mente la canción Strong Enough pero no me calza.
Pero es el día para darme cuenta que no estoy solo, tengo amistades, amigos, familia, Dios, un trabajo, y bueno, un novio que aunque enojado conmigo, sé que en el fondo me quiere y me guarda cariño.

6:20 am, cuarto cigarro y una taza de café.

Comprendo mi error: comentar cosas a personas que inclinan la balanza hacia él, que hacia mí.
Mi roomate me comentó de un problema que me hace sentir mejor aunque no lo crean, porque me entero así que mi problema no es tan grande como para sufrir más.
Me veo al espejo, miro mi cara hinchada, y digo «es un día nuevo».
Cigarritos que me hicieron sentir mejor… Sigo siendo yo, aquí, en Turrialba, en Jacó, en El Salvador o en República Dominicana.
A sonreir a la vida, gracias Dios por este nuevo día, a seguir adelante que los segundos no se detienen.
Sigamos escuchando a Laura Pausini…

Quinto cigarro, y sexto, y séptimo…

Category:Del pasado y otros trágicos momentos | Comments (1) | Author:

Me Faltó…

miércoles, 6. octubre 2010 22:44

A veces la vida pone seres especiales que se convierten en hijos del diablo…

Siento que me faltó:

Que me faltó decirte que te odio,

que las noches que te lloré fue tiempo perdido.

Que la fuerza de voluntad de estar junto a ti,

fue en vano.

Odio tu olor,

tu perfume,

tus fotos

TE ODIO.

Que me faltó decirte que ese hueco que dejaste,

no sanará.

Cómo me arrepiento de haberme entregado como lo hice!

Odio los viajes a San Ramón,

Palmares,

Sixaola…

Lamento que conocieras a mi familia.

Odio aquel mensaje de texto,

el 20 de febrero,

el 3 de agosto,

el 14 de octubre…

Me faltó decirte que el hecho que

agregaras gente musculosa a tu facebook

solo denotaba lo ZORRA poco complaciente que eres.

Odio tus abrazos, tus besos, tus falsos «te amo».

Porque me faltó decirte que también te mentí,

mas de la forma que lo hiciste, no pude.

Me faltó confirmarte que lo que pasó entre nosotros fue magia:

SÓLO ILUSIONES,

de la forma que vivieron los gatos.

Me faltó decir que odio tu «guaro vaquero», tu manía por Star Wars,

la forma en que me mentiste por Moravia, por Limón.

Pero lo más importante es que,

hoy me amo, más que ayer, más que el día que terminamos, que el día que tomé mis maletas y prometí no verte jamás,

que el día que conocí a tu pareja por fotos, sentí lástima por él, porque no sabe lo que le espera,

y que por tí, aprendí a desconfiar, pero también a surgir desde el suelo, desde cero.

Pero lo duro pero lo bueno del caso, es que por ti, ya no soy el mismo.

Ya estoy listo, ya no me faltó.

Category:Del pasado y otros trágicos momentos | Comments (4) | Author: